img Cultura
Captan vida en Ermita, el edificio de los solitarios

Al inicio del proyecto, la cineasta Daniela Uribe buscaba dar respuesta a una inquietud que atravesaba su propia vida y la de quienes la rodeaban: ¿Por qué para los jóvenes de cierta generación -la suya- resulta difícil establecer una relación de pareja?

Insospechadamente, tras cinco años de trabajo, esa pregunta creció hasta convertirse en un largometraje documental y en un "webdoc" -documental multimedia- llamado Ermitaños, con un protagonista insólito pero simbólico de una generación solitaria: el emblemático Edificio Ermita, en Tacubaya.

"Yo tenía el interés por investigar, de una manera empírica, entre mi círculo más cercano, qué es lo que estaba pasando y por qué era más difícil que los jóvenes tuviéramos una relación a largo plazo", cuenta Uribe en entrevista.

"Y fue así como empecé una investigación muy empírica y personal, y contacté a los vecinos de una amiga que se mudaron a este edificio".

Inaugurado en 1935, el Ermita no sólo es un emblema de la Ciudad de México por su estilo art decó, sino por la concepción moderna de su arquitecto, Juan Segura, de llevar a cabo un proyecto de usos mixtos, con cine, comercios y departamentos en un mismo inmueble.

En el proceso de responder su pregunta, Uribe descubrió ahí a una comunidad de jóvenes solitarios que viven en los departamentos del Ermita diseñados para una sola persona, algo también visionario para la década del 30.

"Ahí es cuando me di cuenta que este edificio, por el tamaño de los departamentos tan pequeños, era ideal para que vivieran todos estos chicos solteros con los que yo me estaba entrevistando", relata la directora.

"Al hacer énfasis sobre ellos en el edificio, fue como empecé a voltear a verlo y a analizar sus características físicas".

La cinta documental y el webdoc toman su nombre del término que los jóvenes habitantes del edificio usan para sí mismos, "ermitaños", como una referencia elocuente sobre su estilo de vida.

El documental, estrenado el año pasado en el Festival Internacional de Cine de Monterrey, muestra la intimidad de ocho ermitaños a lo largo de los años, en un retrato parsimonioso y cercano sobre sus vidas, sus aspiraciones y su decisión de permanecer solos.

"Yo creo que se formó un vínculo de confianza desde el primer momento. La verdad es que las entrevistas siempre fueron como muy abiertas y amenas, y a ellos nunca los sentí tan incómodos en las entrevistas, la verdad", explica Uribe sobre el proceso.

En un proceso paralelo, la cineasta y su equipo decidieron que la historia que rodea al Ermita, que, entre otras cosas, fue un refugio para los exiliados españoles que llegaron a México, era demasiado rica como para no retratarla fuera del documental.

Fue así como surgió el webdoc, disponible en el sitio www.ermitadoc.com, y que ayuda a redondear el universo planteado en el largometraje.

"La idea del webdoc era que el usuario tomara el rol de un ermitaño y entonces se convirtiera en el 'noveno ermitaño', porque en la película salen ocho. Entonces, (se trata de) que te convirtieras tú en el noveno protagonista de la película y que fueras un habitante más", detalla Uribe.

La experiencia de este universo multimedia permite al usuario "mudarse" a uno de los cuartos individuales del Ermita, con la posibilidad de elegir muebles con un presupuesto fijo y participar en el chat de los vecinos que aparecen en el documental.

"Es todo un universo de muchas cosas que era importante contarlas sobre el edificio y sobre las personas involucradas con el edificio, pero para eso nos sirvió el webdoc, para poder armar capítulos y poder abordar este universo que gira en torno al edificio y conectarlo con la película también a través del chat", abunda Uribe.

La plataforma invita a realizar un recorrido virtual del edificio y, también, por medio del elevador, visitar cada uno de los seis niveles, para conocer un capítulo distinto de su historia.

Por medio de animación, archivos hemerográficos e ilustración, la visita a cada nivel da cuenta de la historia del Ermita; de la biografía de su arquitecto y del barrio de Tacubaya, y permite la entrada a un archivo digital e, incluso, a un Ermita fantástico en un mundo paralelo.

El webdoc, asimismo, incluye dos entrevistas que no salen en el largometraje con los antropólogos Rosalía Winocur y Roger Bartra para tratar de responder la pregunta inicial del proyecto.

"Bartra y Rosalía me ayudaron a comprender que estamos aquí en un contexto de inestabilidad económica y social y, por eso, los jóvenes también hoy en día de este sector les cuesta más trabajo, o lo piensan más para establecerse y les cuesta más pensar a futuro", reflexiona Uribe.

El sitio del webdoc puede consultarse en cualquier momento y el documental buscará exhibirse en la Cineteca Nacional y por otras vías una vez que se levante la contingencia.

Mientras tanto, cualquiera puede jugar a convertirse en el noveno ermitaño de este universo solitario.

Y alistan próximo desalojo

Ubicado en Av. Revolución 23, el Edificio Ermita, joya del art decó concebida por Juan Segura en 1930, podría ser desocupado en un futuro cercano.

En días recientes, se ha dado a conocer que la Fundación Mier y Pesado, propietaria del inmueble, ha solicitado a sus inquilinos que lo desalojen a más tardar este año, esto debido a que entraría en un proceso de remodelación integral.

Esto último es calificado como algo "simbólico" por la cineasta Daniela Uribe, quien se adentra en la vida de sus habitantes, en su mayoría jóvenes, y del propio edificio a través de su documental Ermitaños.

"Para mí, eso es la conclusión justo también del documental, porque te das cuenta de que los jóvenes de hoy en día no tenemos ni la vivienda segura", lamenta la realizadora.

"Poco a poco se han estado yendo algunos vecinos. Yo estoy en su chat vecinal, y entonces sí veo como que dicen 'ya me voy', y algunos que todavía no se han ido sí están muy preocupados (sobre su futuro)".

Reforma 07-07-20

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime