img Mundo
Comparan cárceles con Auschwitz
Las cárceles de Corea del Norte son tan malas, o incluso peores, como los campos de concentración nazis del Holocausto, según el juez Thomas Buergenthal, sobreviviente de Auschwitz, en un reporte del diario The Washington Post.

Buergenthal, quien sirvió en la Corte Internacional de Justicia, es uno de los tres juristas que concluyeron que el líder norcoreano Kim Jong-un debería ser juzgado por crímenes de lesa humanidad por la forma en que utiliza las prisiones políticas para controlar a su población.

De acuerdo con el diario, Buergenthal llegó a la conclusión sobre las prisiones luego de entrevistar a prisioneros y guardias norcoreanos.

"Creo que las condiciones en los campos de las prisiones en Corea del Norte son tan terribles, incluso peores, de lo que vi durante mi juventud en los campos nazis y a lo largo de mi carrera profesional en asuntos de derechos humanos", aseguró el juez, quien sobrevivió a los campos de Auschwitz y Schaffhausen durante su niñez, así como Kielce, en Polonia.

El magistrado formó parte de un panel que también incluyó a Navi Pillay, juez sudafricano que presidió el Tribunal Penal Internacional para Ruanda y luego se convirtió en el alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, y Mark Harmon, un juez estadounidense que trabajó en Yugoslavia casos de crímenes de guerra en Camboya.

Los tres magistrados escucharon pruebas de antiguos presos y expertos, que abarcaban un periodo comprendido entre 1970 y 2006, como parte de una investigación de la Asociación Internacional de Abogados.

El informe encontró que había pruebas suficientes para acusar al régimen de Kim Jong-un de 10 de los 11 crímenes de guerra internacionalmente reconocidos -incluidos asesinato, esclavitud, tortura y violencia sexual- debido a su uso de campos de presos políticos.

"No hay una situación comparable en ninguna parte del mundo, pasada o presente", dijo Pillay. "Esto es realmente una atrocidad en el nivel máximo, donde toda la población está sujeta a la intimidación".

Después de tres generaciones de Kims en el totalitario gobierno norcoreano, donde los ciudadanos los tratan como semidioses, cualquiera que cuestione a los líderes es susceptible de ser obligado a realizar trabajos forzados de por vida y a menudo junto a tres generaciones de sus familias para eliminar la "semilla" de los "enemigos del estado".

Expertos estiman que en Norcorea hay 130 mil ciudadanos detenidos en cuatro campamentos, donde son forzados a realizar trabajos, a menudo en minas, donde reciben poca comida, ropa y calefacción.

Reforma 13/12/17

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime