img México
Urgen a definir plan para uso de pruebas

México atraviesa por una crisis ante la alta demanda de pruebas para diagnosticar Covid-19 y la escasez de éstas, por lo que especialistas urgieron a autoridades a definir la estrategia federal para su uso en el contexto de la nueva variante de Covid que ha disparado los contagios.

Aunque la mayoría de los casos son leves, la búsqueda del diagnóstico ha originado una alta demanda tanto en sedes públicas como privadas, al grado que las pruebas son ya insuficientes.

Un sector que ha requerido la prueba ha sido el laboral para justificar incapacidades y aislamiento, pero hasta ahora sólo los afiliados al IMSS cuentan con un permiso que les permite gestionar su ausencia laboral en línea, sin necesidad de acudir a la clínica, ni de tener una prueba diagnóstica con resultado positivo.

De acuerdo con el IMSS, de quienes actualmente acuden a sus unidades, casi 67 por ciento son empleados que buscan tramitar su incapacidad, por lo que pidió realizar el trámite vía internet.

El resto de instituciones aún no emiten lineamientos al respecto.

El infectólogo Alejandro Macías resaltó que el éxito de la estrategia de aplicación de pruebas depende de que los resultados estén ligados a políticas públicas que deriven en acciones preventivas y a un reporte oportuno tanto a las instancias de salud, como a los pacientes.

"Se ha preguntado mucho si el hacer más pruebas o menos pruebas, sirve de algo. Y hay argumentos a favor y en contra, y son válidos. Por ejemplo, hay quien dice: 'Si tú no mejoras los hospitales, ¿para qué vas a estar haciendo pruebas?', o haces más pruebas, pero eso no lo ligas a una mejor vigilancia o a un aislamiento en cuarentena, también ¿para qué las quieres?", expuso.

Otro escenario es hacer muchas pruebas, pero no sirve si no se reportan a tiempo.

Señaló que se necesita hacer más pruebas para detectar a la gente a tiempo, aislarla para que no siga infectando, pero para ello se requiere hacerlas rápido.

Lo ideal es que hubiera centros de aislamiento en donde una persona se vaya a pasar de cinco a seis días para no infectar a la gente a su casa, consideró.

Por otra parte, María del Sol Alamilla, especialista en salud de la Universidad La Salle, consideró que la impaciencia de la gente por realizarse una prueba, incluso si no son candidatos para ello, contribuye a la crisis que se vive.

Advirtió que lo recomendable es acudir al médico para que él la prescriba pues se debe considerar el llamado periodo ventana que tienen ambas pruebas, PCR y antígenos. Se trata de un lapso en el que se puede arrojar un falso negativo.

"Y suceden dos cosas: que sea un falso diagnóstico. La recomendación siempre será consultar a su médico o acudir a la institución de salud.

"Es un desperdicio de recursos por tomar decisiones de manera anticipada", apuntó.

La experta aconsejó que la prueba se aplique cinco días después del inicio de los síntomas para obtener un resultado más confiable y evitar una saturación como la que se observa en el País.

Reforma

Sábado 15 de enero de 2022

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime