img Mundo
Legalidad de cannabis aumenta violencia

La venta legal de cannabis en Uruguay ha resultado en un aumento en los homicidios vinculados a los ajustes de cuentas entre narcotraficantes, debido al control de los puntos de venta de este nuevo mercado.

De acuerdo con una investigación de Marcos Baudean, investigador de la Universidad de ORT, las tensiones se deben por la disminución de la droga consecuencia de la legalización de la mariguana, que se implementó progresivamente desde 2013.

Baudean, quien realiza un seguimiento del impacto de la ley en la seguridad pública del país, calcula que el mercado de consumo de cannabis mueve unos 40 millones de dólares al año en Uruguay; 10 millones han pasado ya al sector legal de la economía.

"Cuando tanto dinero pasa en tan poco tiempo al mercado legal, alguien tiene que haber acusado el golpe, y justamente eso está coincidiendo con un claro aumento de las disputas localizadas en ciertas zonas, en general en barrios periféricos pobres de Montevideo, donde se ha instalado el narcotráfico. Pensamos que están produciendo un estrangulamiento en el mercado ilegal", afirma Baudean.

El experto considera que la regulación está cumpliendo uno de sus cometidos, que era arrebatar el mercado de la mariguana a los narcotraficantes.

No obstante, el investigador aborda estas conclusiones con prudencia, ya que la legalización ha funcionado parcialmente hasta 2017, cuando se inició la venta en farmacias -14 en todo el país- con una producción controlada por el Estado.

Aproximadamente 35 mil personas están registradas para acceder el cannabis en Uruguay a través del autocultivo, los clubes o las farmacias, pero también hay un mercado gris en el cual los usuarios legales a veces regalan o revenden la droga en su entorno. Pero el alcance del mercado legal es cada vez mayor.

El asesor en seguridad del Ministerio del Interior de Uruguay, Ricardo Fraiman avaló a finales de julio las investigaciones que apuntan a un estrangulamiento del mercado ilegal durante un evento organizado por el Observatorio Latinoamericano por la Investigación en Política Criminal.

Así, señaló que el aumento de la violencia de los homicidios era una consecuencia "esperable" del proceso de legalización, según consignó al seminario Búsqueda.

Sin embargo, desde el gobierno también se vinculan los ajustes de cuentas a las operaciones policiales de cierre de puntos de venta de drogas o cambio dentro del mercado, en el que se venden menos sustancias baratas como la pasta base (desecho de cocaína) y se consumen drogas sintéticas.

Datos no oficiales del primer semestre de 2018 apuntan a un claro aumento de los asesinatos ya que en los primeros seis meses se han registrado 215 frente a los 131 en el mismo periodo del año anterior. De confirmarse, se trataría de un aumento histórico, según la organización privada Fundapro.

El Ministerio del Interior no ha publicado sus cifras, pero reconoce que la violencia ha aumentado este año.

Según las estadísticas oficiales, en todo el año 2017 fueron asesinadas 283 personas, mientras que el año anterior hubo 268 homicidios, en un país de 3.4 millones de habitantes.

En Montevideo, la zona donde se registraron más hechos de violencia, las autoridades reconocen que alrededor de 45 por ciento de los homicidios tuvieron que ver con peleas por el control del territorio entre narcotraficantes.

Desde que arrancó la legalización de cannabis, Uruguay ha generado estudios que miden al milímetro los efectos del proceso, algo factible en un país con pocos habitantes con buena cobertura media y de seguridad.

Además, investigadores de varias universidades reunidos en la organización Monitor Cannabis complementan los datos con estudios propios. Sumando a las colaboraciones desde centros extranjeros, donde la experiencia uruguaya suscita un enorme interés.

Aunque las encuestas muestran que la población es cada vez más favorable a la regulación de la mariguana, el aumento de la violencia se observa con preocupación.

Reforma 10/08/18

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime