img Ayudar es vivir
407 voluntades, en pro de la vida

Con una extensión de 5 mil 293 hectáreas, el parque estatal Sierra de Guadalupe se alza como un gigante en los límites de la capital del país con el Estado de México, un coloso que necesitamos para vivir. 

Su colindancia con los municipios mexiquenses de Ecatepec, Coacalco, Tlalnepantla y Tultitlán, así como parte de la delegación Gustavo A. Madero de la Ciudad de México, la convierte en una de las zonas de preservación ecológica más importantes del centro del país. 

Para darle una idea, el manejo integral de esta área verde genera 4 mil 456 toneladas de oxígeno al año, mientras que captura 75 mil toneladas de contaminantes que vierten los vehículos y empresas cada año. 

Ahí radica su importancia, por lo que urge preservarla, sobre todo cuando en los últimos años ha sufrido tala inmoderada, asentamientos irregulares, contaminación y olvido, que le han hecho perder el 5 % de su tamaño original.

Los esfuerzos para su mantenimiento, desde su creación en 1976, se han centrado en concientizar a la población acerca de implementar medidas contra incendios, manejo de recursos naturales y sobre todo reforestación, esta última acción a la que Fundación del Dr. Simi se ha unido desde hace seis años.

Esta vez, los voluntarios por la naturaleza acudieron de la mano de Editorial Patria, Transportes Lipu y colaboradores del Grupo Por Un País Mejor, para plantar 1,500 arbolitos y favorecer este medioambiente, que también sirve de hábitat para más de 150 especies animales.

Eva Castellanos, una de las voluntarias procedente del Estado de México, compartió su experiencia en esta actividad y afirmó que, aunque es su primera vez, está segura de que se integrará a las reforestaciones de los siguientes años.

“Reforestar es muy reconfortante para mis hijos, y ahora para mis nietos. Esto es lo que debería hacer cada habitante. Así como respiramos, así debemos venir y plantar un arbolito”.

Pinos y tejocotes fueron plantados en una de las hectáreas del parque con el trabajo en equipo de los 407 voluntarios. 

Karina Vargas, quien pertenece a la sucursal de Farmacias Similares Vértiz 1, acudió a la reforestación al lado de su hija y comentó que estas acciones invitan a la unión familiar y a que los pequeños aprendan el valor de la naturaleza. 

Al final de la jornada, los asistentes recibieron un kit con diferentes regalos en agradecimiento a su esfuerzo y participación.

Recuerde, nunca es tarde para unirse al voluntariado que encabeza el Dr. Simi, en el que, además de aportar su granito de arena, recibe la satisfacción y alegría de trabajar por su comunidad y su país. Visite la página www.fundaciondrsimi.org.mx y súmese a este importante esfuerzo.

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime