img Cultura
Un museo en el olvido

El Museo del Apartado, recinto emprendido durante la pasada Administración, aún inconcluso, y ahora bajo investigación de la Secretaría de la Función Pública, se perfiló en 2016 como el espacio cultural más importante de la naciente Secretaría de Cultura (SC), reveló el etnólogo Sergio Raúl Arroyo, quien desarrolló el proyecto museológico, en condiciones aún de aprovecharse.

Lo que no está terminado es el edificio, pero el contenido está listo, contrastó el ex funcionario durante una entrevista en el Museo Nacional de Antropología (MNA), espacio que resguarda prototipos del mobiliario que produjo para el también llamado Museo Laboratorio o Museo de Museos, ubicado en el antiguo Palacio del Marques del Apartado, en República de Argentina 12, en el Centro Histórico.

El nuevo recinto, antes sede del Archivo Técnico de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH, entre otras instancias, estaría provisto de más de 30 salas repartidas en tres niveles.

Cajas con unos 10 millones de pesos en luminarias importadas de Alemania, piso sintético para amortiguar el ruido y diversos paneles, entre otros elementos museográficos, aún permanecen apilados en el MNA, una vez que fueron recibidas por la SC en la presente Administración.

"Puede utilizarse el diseño de los prototipos, tanto para el Apartado, como para otro lado. Muchas cosas pueden ser útiles. Lo que se requiere es reflexión y coordinación", consideró Arroyo, consultado sobre señalamientos del Órgano Interno de Control (OIC) de la SC que advierten un posible daño al erario por incumplimiento de objetivos y una "presunta simulación para adquirir bienes" (REFORMA, 04/02/2020).

Tras una auditoría en proceso a un donativo de 59 millones 313 mil 401 pesos, que la SC otorgó en 2017 y 2018 a Puerto Cultura, asociación civil de la que Arroyo forma parte, el OIC indicó en un informe de 2019 que "no se cuenta con un proyecto definido en planos ni autorizaciones por parte de los organismos competentes que garanticen la viabilidad y funcionalidad" del museo en el inmueble edificado entre los siglos 18 y 19.

Arroyo objetó tales señalamientos. Dispone de 19 carpetas que muestra en la entrevista; detallan el proyecto ejecutivo y 200 planos correspondientes a la parte museológica.

"Tenemos incluso lista de obra de la que sería la exposición inaugural, que se denominaría Territorios. Cada pieza con su respectiva cédula", señaló.

Desde su laptop, desplegó también videos y animaciones para proyectarse en pantallas, en una sala inmersiva, creación de artistas como Tomás Filsinger, Adam Wiseman, Lourdes Grobet y Ariel Guzik, pues la noción propuesta para aprehender el territorio apelaba a todos los sentidos. Se previó, por ejemplo, mostrar la flora del País.

Arroyo, el ex director del INAH y del Centro Cultural Universitario Tlatelolco en diferentes administraciones, pidió distinguir claramente la habilitación físico-arquitectónica del edificio, encargada a la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de la SC, del aspecto museológico, correspondiente a Puerto Cultura.

La suspensión de la obra de rehabilitación afectó negativamente a la asociación, aseguró.

"Todo lo que hicimos se convierte en un material almacenado si no tiene un espacio que lo pueda recibir".

Suspensión anticipada

La Administración anterior decidió una "terminación anticipada" de la obra debido a los "lapsos muy cerrados", informó el ex titular de Sitios y Monumentos, Raúl Delgado, en un correo electrónico enviado a REFORMA el 28 de noviembre.

Antes, el 20 de agosto, el entonces Subsecretario de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura, Jorge S. Gutiérrez, emitió al titular del INAH, Diego Prieto, el oficio SC/SDCFL/2018 para notificarle que la solicitud de préstamo temporal de colecciones del Instituto al Apartado "queda sin efecto".

Lo anterior fue atribuido al "cierre anticipado del ejercicio fiscal, así como de los tiempos proyectados para el término de los trabajos de restauración, mantenimiento y adecuación", de modo que "la exposición prevista para la inauguración será para el siguiente año, una vez que se concluya con la obra en el inmueble y se cuente con las condiciones de seguridad para garantizar la conservación de la colección".

La suspensión del museo motivó, también en 2019, otra auditoría del OIC que señaló falta de planeación e ineficiencia en la aplicación de 149 millones 916 mil 992 pesos destinados a restaurar y adecuar la arquitectura del inmueble.

"Lo que tenemos a la vista son los resultados de un proyecto que aspiraba a ser el más importante en materia cultural de la administración anterior, y nosotros le dimos cobertura a la parte que nos correspondía. Yo no puedo responder ni calificar lo que se hizo por el lado de la Secretaría, no me corresponde. Lo que sí me corresponde es hacer una defensa muy clara de la limpieza con la que se hizo el proyecto por parte de nosotros", enfatizó Arroyo.

Recinto insignia

Fue el fallecido Rafael Tovar y de Teresa, primer Secretario de Cultura, quien planteó la pertinencia del Museo de Museos, centro cultural interdisciplinario que planeaba actividades extramuros, acorde con la vocación de la nueva dependencia, creada en 2015, recordó Arroyo.

"Estaba por desocupar el Palacio del Apartado, quería que las oficinas que allí estaban se trasladaran a otro lugar, porque consideraba que el edificio debería tener un uso cultural todavía más pronunciado, y no fue casual, ni coyuntural, que se interesara en la participación de una asociación civil: Rafael había planteado que prácticamente todos los museos a cargo de la SC, y antes del Conaculta, se habían consolidado a través del Estado, y quería generar un proyecto que estaría, por una parte, integrado por la propia Secretaría a través de la Dirección General de Sitios y Monumentos y, por otro lado, una asociación civil".

A la muerte del funcionario, en 2016, el proyecto perdió dinamismo para luego detenerse, reanudarse y suspenderse bajo la gestión de María Cristina García Cepeda, "y se terminó en términos absolutos lo que tuvimos como responsabilidad bajo el financiamiento que se nos otorgó".

¿Se apresuraron al encargar un proyecto cuando no tenían un edificio listo?

Hubo un problema que habría que reflexionar. La visión de Rafael y su voluntad de hacer esto no tuvo las mismas condiciones tras su muerte.

¿Hay visos de que continúe o pueda continuar? ¿Ha tenido acercamiento con la SC?

He tenido acercamientos con la Secretaría (Alejandra) Frausto, y ha sido muy cordial. Me expresó personalmente que le gustaba mucho el proyecto, que tendría que hacer sus análisis, sus cuentas y (determinar) si en términos conceptuales le interesa seguirlo.

¿Cuál es el futuro de Puerto Cultura?

El futuro de Puerto Cultura es incierto, pugnaría por su extinción. Nos parece que es una experiencia que pudo haber sido muy buena y cayó en un sainete político en el que no nos interesaría persistir.

Reforma 13-02-20

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime