img Cuida tu salud
¿Qué es el estrés postraumático?

En nuestro país, existe una situación grave de inseguridad, y es común que vivamos experiencias  desagradables —asaltos, secuestros, ataques sexuales, daños, lesiones, etc. —, que pueden llevarnos a padecer problemas psicológicos serios, como el estrés postraumático.

Este padecimiento cambia nuestra visión del mundo a consecuencia de una experiencia en la que vemos en riesgo nuestra vida o la de las personas que amamos, y puede llevarnos a presentar síntomas de estrés mucho tiempo después de haber ocurrido algún suceso traumático.

Podemos experimentar temor intenso, angustia y revivirlo con la misma intensidad como el día en que ocurrió a través de recuerdos intrusivos y recurrentes, pesadillas o insomnio, vergüenza, desesperación y sentirnos constantemente en peligro. Nos alejamos de los demás y creemos que el futuro no puede ofrecer nada más para        nosotros o para nuestra familia. A largo plazo, genera un mal funcionamiento en todas las áreas de nuestra vida (social, laboral, familiar y de pareja).

Uno de los factores que pueden ayudar a sobrellevar este padecimiento es tener una buena red de apoyo, como  la familia, amigos o la pareja, con quienes podamos hablar sobre cómo nos sentimos y expresar nuestras dudas y temores. Esconder lo que vivimos no ayuda a manejar este malestar, tenemos la falsa creencia de que si no lo hablamos, se olvida, y lo vamos a superar. Esto no es verdad.

Desgraciadamente, este problema no disminuye con el tiempo, ni tratando de evadirlo, y pensamos que no requiere mayor atención; sin embargo, este trastorno está asociado a otros, como son depresión, ansiedad, abuso de alcohol o drogas, disminución de la capacidad de nuestro sistema inmunológico, así como la concentración y la memoria. Por lo anterior, es importante recibir pronta ayuda, la cual incluya apoyo psiquiátrico, para reducir los síntomas físicos, terapia psicológica y un compromiso de nuestra parte para modificar conductas.

¿Qué hacer? Podemos entrenarnos en técnicas de relajación, meditación o respiración, ya que resultan útiles para disminuir el malestar. También tratar de regularizar las horas de sueño y las comidas, y recuperar, en la medida de lo posible, nuestros ritmos de vida.

Si detectas alguno de estos síntomas, es importante que recibas atención inmediata, pues tener un diagnóstico y tratamiento oportunos, te ayudará a manejar de forma adecuada lo que vives. No estás solo, en el Centro Nacional de Diagnóstico para las Enfermedades Emocionales, puedes encontrar un espacio donde hablar sobre cómo te sientes, y encontrar orientación.

Llama al 01800 911 66 66, opción 3, las 24 horas del día, o escríbenos a centrodiagnostico@serfelizsisepuede.com.mx

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime