Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simihits
simibanda mix
Siminforma
img Ayudar es vivir  
Niños ocupados...¿y la infancia?

El Inegi llama “ocupados” a los niños que trabajan, y asegura que 16% de estos infantes aportan la mitad o más de su salario al hogar. En México existen 3 millones 14 mil 800 personas, de entre 5 a 17 años, que laboran, de las cuales  67% son niños, y  33%, niñas.

¿Y dónde queda su infancia?

“Alguien que tiene menos de 17 años, sigue siendo niño; su momento evolutivo puede ser primera infancia, antes de los 8 años y hasta los 12 años; se es adolescente a partir de los 13, pero aún  sigue siendo niño o niña; en consecuencia, no pierden su infancia, solo la viven de manera distinta. 

“Un niño que trabaja, que vive en la calle, o una  chica que se embaraza, siguen siendo menores.

“Es obligación de las instituciones de atención a la infancia garantizar que estos niños que se encuentran en situación de desamparo y de vulnerabilidad, puedan recuperar sus condiciones de desarrollo. Lo ideal es que sea en el ámbito de su propia familia”, afirma Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México.

Víctor tiene 12 años, cursa el primer año de secundaria; desde los seis  trabaja en una ladrillera. “Echo machete, saco lodo”, dice.

“Soy bueno, mi mamá está fuera trabajando, tengo dos hermanos. Le doy la mitad de lo que gano a mi hermana, son 50 pesos, lo restante me lo gasto; me gusta trabajar para ganar dinero, porque sin dinero me siento incómodo.

“Me levanto, me voy al horno, empiezo a descargar con mi hermano; por la tarde, cuando no voy a la escuela, vengo al parque”.

¿Está bien que un niño trabaje?, le preguntamos. Él responde: “Sí, ¿no?... para ayudar a mi mamá”.

Víctor y su hermano son solo un ejemplo de los poco más de 3 millones de infantes que trabajan. 

“El dato oficial que conocemos, a través del módulo infantil que procesa la Secretaría del Trabajo, es de más de 3 millones de niños, niñas y adolescentes menores de 17 años, que están en alguna actividad de carácter económico; es importante destacar que el Inegi también hace un registro coordinado con la Secretaría del Trabajo, que documenta la actividad económica del país, y es ahí donde son localizados estos niños, niñas y adolescentes que trabajan”, expresa Juan Martín Pérez.

Las autoridades catalogan al trabajo infantil en dos rubros: económico y doméstico; el primero, cuando los menores  se dedican a la producción de bienes y servicios, y pueden recibir un pago o no.

El doméstico se refiere a las actividades que se realizan en casa, como lavar, planchar, barrer, preparar la comida, entre otras, que llevan a cabo niños y niñas en sus propios hogares, sin recibir ninguna remuneración.

¿No es insultante que existan más de  3 millones de niños trabajando?, interrogamos al director de la Red.

“Están ocupados, están trabajando, lo hacen por sobrevivencia; es un llamado de atención para el Estado mexicano, y, por supuesto, para la sociedad en su conjunto: ¿qué sucede que millones de niños y niñas se ven obligados a trabajar?”.

De los niños y las niñas “ocupados”, 25% recibe hasta un salario mínimo, 24% de uno a tres salarios mínimos; el 2%, más de tres salarios mínimos y 47% no percibe ninguna remuneración.

El 40% de los niños y niñas “ocupados” no asiste a la escuela, lo que representa 1 millón 195 mil 744 personas, según cifras del Inegi.

En franca desventaja

Los principales motivos por los cuales los niños y las niñas realizaron algún trabajo económico son la necesidad imperante de cooperar en el gasto familiar o bien, para hacer frente a los gastos que representa su educación, así como sus propios gastos, a la par de aprender un oficio.

Pero, ¿dónde queda su preparación, sus horas de esparcimiento, a lo que todo niño y niña tiene derecho?

“Un niño que está trabajando para sobrevivir, seguramente tendrá problemas de alimentación, y por ende, dificultades en su rendimiento escolar; a la hora de competir estará 50 escalones abajo de un niño que tuvo todas las condiciones familiares para  poder estudiar, para recrearse, para disfrutar de sus derechos.

Estos niños quedan en desventaja, por eso no es real que en este país todos tengamos las mismas oportunidades, niños y niñas que trabajan están en detrimento; cuando sean adultos jóvenes estarán en mucha menos probabilidad de conseguir un empleo comparado con aquellos que tuvieron todas las condiciones óptimas para desarrollarse”.

Tania, tiene 13 años, aún estudia la primaria e, igual que Víctor, “se ocupa” para ayudar en el gasto familiar. En sus planes está estudiar enfermería.

“Trabajo desde los siete años, cargo tabique, gano, a veces, 80; otras, 100 pesos a la semana. Depende de lo que haga. Con mi mamá somos nueve, cuatro casados y cuatro solteros.

“Lo que gano se lo doy a mi mamá, con ese dinero ayudo a la comida y para mi escuela. Me gustaría ser enfermera para ayudar a los que están enfermos”

— ¿Está bien que una niña trabaje?, le preguntamos.

—No, porque sufres mucho.

— ¿Qué harás en los próximos diez años?

—Seguir trabajando.

Por su parte, la diputada Maricela Contreras hace referencia a los derechos de los niños y las niñas:

“Los niños tendrían que estar ocupados en estudiar, esta sería su tarea fundamental, de acuerdo a nuestras leyes y a los derechos de los niños y las niñas, tendrían que ir a la escuela, jugar, desarrollar actividades culturales, ser queridos, estar acompañados y no ser trabajadores. El concepto de ‘niños ocupados’ me parece que es terrible y habla de las condiciones de vulnerabilidad en la que los niños se encuentran. Si a esa edad tienen que trabajar para ayudar a la economía familiar o para   sus estudios, qué será de ellos cuando sean mayores, qué futuro les espera.

“En este espinoso y delicado tema se ven involucradas la precaria situación económica de las familias, el vacío legal, la indolencia del gobierno, además de la idiosincrasia cultural, que es fiel reflejo de la situación que permea en los más de 3 millones de menores que trabajan”.

Otro dato, aportado por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, nos dice que 10.6% de los menores de 18 años trabaja.

Si en las grandes urbes este fenómeno crece a pasos agigantados, en el campo la situación es más desoladora. Según la Confederación Nacional Campesina, uno de cada dos jornaleros, de los seis millones que se emplean en los campos agrícolas del país, tiene entre 6 y 14 años, y realizan actividades sin protección laboral alguna.

El último censo de población revela que Guerrero presentó el mayor porcentaje de niños que trabajan, con 17.5%. Le siguen Nayarit y Zacatecas, con 16.6 y 16.2%, respectivamente, mientras que Chihuahua obtuvo 3.3%, el Distrito Federal, 5.2%, y Baja California, 5.6%. Concluye advirtiendo que 32% de los niños y niñas que trabajan lo hacen durante 35 horas o más a la semana.

Recuadro:

Son más de tres millones de niños, niñas y adolescentes, cuya responsabilidad sobrepasa las capacidades que su edad exige; y peor aún, 27% labora en lugares  o actividades delicadas que ponen en riesgo su integridad física

 

  p Comenta la nota com  Imprime




© Copyright 2016 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx