img Cuida tu salud
¿Qué es el virus de papiloma humano?

El virus de papiloma humano (VPH) es un microrganismo que depende de nuestras células para vivir, y a pesar de que no siempre es causante del cáncer del cuello de la matriz,  una vez que está en contacto con el cuerpo de la mujer, no hay forma de curarse, solo se controla.

La forma de contagio es, principalmente, por contacto sexual, y a menudo afecta a ambos integrantes de la pareja. Los factores de riesgo para adquirir alguna de estas infecciones son: inicio de vida sexual activa a temprana edad, múltiples parejas sexuales, tener relaciones sexuales sin protección, infecciones vaginales continuas, personas que tengan defensas bajas (inmunodeprimidas).

Existen varios tipos de VPH, y para identificarlos enumeramos los principales:

- VPH de bajo riesgo. Los tipos más comunes son el 6 y 11, y las lesiones que producen son las verrugas genitales.  Estas  pueden ser de algunos milímetros de extensión o de varios centímetros, dando la apariencia de una coliflor. Se localizan en genitales tanto masculinos como femeninos, afectado los labios mayores y menores, el periné, ano o el pene. Las molestias que causa son comezón, ardor y dolor, sobre todo con el roce de las verrugas.

- VPH de alto riesgo. En este grupo se incluyen los virus que causan el cáncer cervicouterino. Los más comunes son el tipo 16 y 18. Llama la atención de que, a pesar de ser los implicados en el cáncer cervical, las lesiones no generan molestias; solamente cuando se encuentran en una etapa avanzada se presenta flujo vaginal constante, sangrados intermenstruales o sangrado después de las relaciones sexuales.

Es de vital importancia que toda mujer se realice una colposcopia anualmente. En este estudio se introduce una pequeña cámara en el canal vaginal que permite ver el cuello de la matriz y valorar si existe alguna lesión precancerosa o cáncer.  El hombre también se puede realizar un estudio llamado “androscopia”, donde la cámara da imágenes más amplias y es posible ver lesiones en el pene que no se detectan a simple vista.  Una vez  que se ha visualizado la lesión, es recomendable realizar una biopsia, esto es, tomar una pequeña muestra de tejido para analizarlo en un microscopio, o bien, tomar una muestra sanguínea para que se analice en el laboratorio y determinar el tipo de virus que está afectando al paciente.

Cabe mencionar que para evitar estas infecciones es recomendable tener una sola pareja sexual, utilizar preservativo, evitar inicio de vida sexual a temprana edad,  tratar cualquier infección vaginal a tiempo, realizarse la colposcopia o androscopia una vez al año. Actualmente se cuenta con una vacuna, la cual se aplica a las mujeres preadolescentes, antes de iniciar la vida sexual.

Con información de la Dra. Gabriela Leyva Martínez, Sistemas de Salud del Dr. Simi

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime