img Cultura
Pondera el mundo de los videojuegos

Bajo el sello de Dharma Books, el escritor mexicano Rodrigo Díez lanza Ficciones lúdicas.

Un libro que compila diversos ensayos que dialogan sobre el lazo, inseparable para él, entre la literatura y los videojuegos, dos de sus propias pasiones.

"Cuando empiezo a interesarme por los videojuegos más narrativos, que no están basados solamente en tus reflejos, donde hay una historia y un personaje que evoluciona, de ahí yo di el salto a la literatura fantástica. Por ejemplo, jugar Zelda es como jugar a El Señor de los Anillos", comparte en entrevista el autor.

Dicho salto habrá sucedido cuando tenía 11 años, edad en la que entonces se internó en libros de ciencia ficción, fantasía y horror, y posteriormente en la escritura.

De hecho, Ficciones lúdicas surge de una serie de reseñas y artículos sobre videojuegos que el autor publicó en revistas, buscando paliar los prejuicios que existen de pronto hacia los gamers.

"El libro es sobre todo una invitación, no es una defensa a los videojuegos para conseguir fanáticos, pero estoy seguro de que mucha gente no le ha dado oportunidad a esta actividad, que tiene capacidades expresivas muy interesantes", señala.

La idea de que quien juega es un geek solitario, obsesionado y antisocial es además un estigma, y que, por fortuna, se ha ido diluyendo con los años, aunque algo aún queda.

"Si alguien dice soy un gamer, o algo así, se le empieza a calificar con la caricatura que nos hemos hecho de quienes juegan", lamenta.

Cuando comenzó el libro, añade, tenía algo muy claro: no podía estar dirigido a especialistas, sino a un público mucho más amplio.

Díez, quien ha dejado marcas aún no superadas en Mario Kart, suele alternar las horas de escritura con los videojuegos, materia en la cual instruye incluso a sus hijos, tanto práctica como teóricamente, aleccionándolos sobre los clásicos que llevaron a la escena gamer a donde se encuentra actualmente.

Y su pasión va más allá: actualmente trabaja en la creación de un videojuego propio cuyo desarrollo se encuentra en curso.

Reforma a 6 de enero

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime