img Pasarela
Arrasa “Ya no estoy aquí” en los Ariel

El sabor de la cumbia colombiana se hizo sentir en la 62 entrega del Ariel. Ya No Estoy Aquí, de Fernando Frías de la Parra, esa historia de los "terkos" de Monterrey producida por Netflix, arrasó con 10 estatuillas, de las 13 a las que aspiraba, entre ellas Mejor Película, Director y Fotografía.

La ceremonia se desarrolló a distancia, con el cineasta Roberto Fiesco y la actriz Verónica Toussaint como conductores, desde el estudio de Canal 22, que transmitió en vivo.

Ya No Estoy Aquí no dejó mucho a sus rivales. Fue una gran noche para Netflix, que además ganó Cortometraje Documental por Lorena, la de Pies Ligeros, de Juan Carlos Rulfo.

"Gracias a Netflix por apostarle a un proyecto como este", soltó Frías de la Parra, en un enlace virtual desde un lugar donde ya celebraba entre amigos.

Al ser virtual, no faltaron las fallas técnicas. Desde un apagón en el estudio, hasta la imposibilidad de escuchar a la ganadora en Coactuación Femenina, por Asfixia, Mónica del Carmen.

Pero este formato permitió, eso sí, una cercanía distinta, como cuando salieron a cámara celebrando los hijos de Yibrán Asuad (editor de Ya No Estoy Aquí).

También una broma de Daniel Giménez Cacho, quien aparentemente no podía conectarse a la fiesta para presentar un filme. Al final acudió al estudio a presentar la Mejor Película.

El Ariel a Mejor Actor fue para Luis Alberti por Mano de Obra, mientras que el galardón a Mejor Actriz se lo quedó Edwarda Gurrola por Luciérnagas.

Entre los discursos de los ganadores abundaron las alusiones a la lucha feminista. Lo hicieron Astrid Rondero (Corto Ficción), Nuria Menchaca (Corto Animado) y Cynthia Navarro (efectos visuales por Belzebuth).

Pero lo que retumbó con más claridad y fuerza fue la dedicatoria de la compositora Lucía Álvarez, ganadora del Ariel de Oro.

"Dedico este Ariel a todas las mujeres de México que luchan, día a día, por obtener un merecido lugar en cada una de sus profesiones, y especialmente a mi hija Paula", dijo la creadora de música para filmes de la talla de Como Agua para Chocolate.

El veterano cineasta Felipe Cazals le entregó el otro Ariel de Oro a María Rojo.

"Gracias Felipe, porque sin ti no hubiera podido hacer cine, fue esa generación que dijo: 'Que entren las actrices'", expresó Rojo.

Sólo estos dos galardones, los de Oro, se entregaron físicamente en el estudio, en vivo, y con suficiente tiempo entre uno y otro para evitar mucha gente en el lugar.

Reforma 28/09/2020

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime