img Negocios
Cuidado de salud es una lotería en México

Wilberto Sosa mira fijamente la ventana enyesada con boletos de lotería para el sorteo del "avión presidencial" de México el martes, preguntándose si alguno de ellos contiene su número de la suerte.

Los boletos están adornados con una imagen del Dreamliner hecho a medida, pero el "Airforce One" de México no está en juego, destacó el Financial Times.

En cambio, hay 100 premios de casi un millón de dólares cada uno, justo por debajo del valor de lo que el gobierno considera el mayor símbolo de la corrupción de sus predecesores: el avión de lujo. Los premios se financian con la venta de automóviles, joyas y propiedades confiscadas en su mayoría a narcotraficantes.

El dinero recaudado con la venta de boletos está siendo facturado como una "contribución" por parte del pueblo mexicano para ayudar a financiar un nuevo servicio de salud.

"Al final, no puedes ganar el avión, pero es una buena causa", dijo Sosa, de 57 años, un fotógrafo, quien dijo que no podía pagar un boleto pero que un amigo en el aeropuerto le estaba regalando uno. Si gana, saldará las deudas y tal vez abrirá una tienda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien prometió deshacerse del ostentoso avión de 130 millones de dólares que se niega a usar, inicialmente consideró rifarlo. El avión ha atraído ofertas, pero sigue a la venta.

Es un ejercicio simbólico que permite al presidente populista de izquierda, que insiste en volar en clase turista en vuelos comerciales, hacer alarde de lo que él llama los excesos poco éticos de sus predecesores.

Las ganancias de los boletos de 500 pesos se utilizarán para comprar equipos médicos como máquinas de rayos X y ambulancias para hospitales en su nuevo servicio de salud Insabi.

El diario dijo que el Presidente ha prometido una atención a la par con la de Dinamarca, y que será gratuita para los pobres de México. El dinero del premio está siendo aportado por el Instituto para Devolver lo Robado a la Gente. López Obrador creó la agencia al estilo Robin Hood para subastar bienes, incluidos autos de lujo, propiedades y joyas confiscadas principalmente a los narcotraficantes, en beneficio de las comunidades pobres.

Como si recaudar fondos a través de una rifa para financiar hospitales no fuera lo suficientemente poco ortodoxo, López Obrador anunció este mes que el gobierno usaría 500 millones de pesos que, según dijo, habían sido "recuperados" por la oficina del fiscal general, para comprar algunos de los boletos que aún no se vendieron.

Luego se distribuirían a casi mil hospitales Covid-19 en todo el país.

Pero los críticos dicen que el Presidente literalmente está convirtiendo el gasto en atención médica en una lotería.

"Entonces, en lugar de financiar adecuadamente el servicio de salud de México, AMLO usará el dinero extraído del crimen organizado para comprar boletos de rifa a los hospitales para que tal vez puedan ganar un premio en efectivo (pero no el avión presidencial). ¿No es esa la financiación de salud pública más loca que jamás haya visto?" tuiteó Duncan Wood, director del Instituto de México en el Wilson Center, un grupo de expertos.

Los premios de 20 millones de pesos son atractivos en un país donde casi el 60 por ciento de los trabajadores ganan menos de 350 dólares al mes. Aún así, muchos pusieron los ojos en blanco, destacó el FT.

"Creo que es ridículo", dijo Miguel Islas, de 40 años, vendedor de tacos. "Se está rifando algo que se compró con dinero de los contribuyentes. ¿No pueden simplemente comprar equipos médicos directamente?".

En vísperas del sorteo, la Lotería Nacional había vendido 4.2 millones de los 6 millones de boletos, el 69.7 por ciento del total, recaudando 2 mil 100 millones de pesos. En un impulso de última hora, las entradas también salieron a la venta en el Congreso. Políticos prominentes como Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, acudieron a las redes sociales para animar a los mexicanos a seguir su ejemplo y comprar una entrada.

Los trabajadores del gobierno, muchos de cuyos salarios han sido recortados debido a que López Obrador ha bajado el gasto en lugar de endeudarse para financiar un estímulo de Covid-19, según los informes, han estado fuertemente presionados para apoyar la rifa.

"Es una vergüenza, no deberías tener que sacrificar tu salario en una pandemia", dijo un abogado con familiares que trabajan en el gobierno, que pidió no ser identificado. Dijo que los miembros de su familia habían sido "obligados a cooperar, cita, voluntariamente. Si no lo hace, lo pondrán en una lista negra ".

El mes pasado, el Presidente negó haber obligado a los burócratas a participar, pero en febrero invitó a la élite empresarial a una cena en el Palacio Nacional en la que les sirvieron formularios invitándolos a cooperar.

Mientras Covid-19 amenaza con llevar a 11 millones de personas a la pobreza extrema en un país donde casi la mitad de la población no gana lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas, muchas personas pobres no pueden darse el lujo de participar.

Fernando Hernández, un lustrabotas de 30 años, dijo que había visto una caída del 60-70 por ciento en el negocio. "En un día normal , ganaba entre 400 y 500 pesos. Ahora es 100-200 ".

"Es una aventura muy tentadora", admitió Catalina Bernal, una jubilada de 77 años. "Pero si queremos comer, no podemos pagar un boleto".

Reforma 15/09/2020

personas desaparecidas
 
  p Comenta la nota com  Imprime