mun  Columnas

Feria de libros para niños

La experiencia más grata de trabajar en ferias de libros, es ver cómo padres e hijos se acercan a los textos, cómo interactúan con ellos y cómo los eligen.

Los libros, sobre todo, los infantiles y juveniles, no suelen ser muy económicos, por lo que muchas veces hay que hacer un gran esfuerzo para poder adquirirlos. Sin embargo, hay todo tipo de obras que van, desde los que son puro texto o imágenes, hasta los que combinan texto e imagen, de manera maravillosa. No hay diferencia entre lo valioso que llegan a ser unos de otros, pero una buena selección de ellos puede enriquecer la lectura de los niños.

Es vital, para hacer buenos lectores, que los padres pierdan el miedo a leer con sus hijos, de preguntar por obras que podrían gustarles y, sobre todo, de escucharlos. Muchos padres pasan por alto este último punto, pues creen que sus hijos son muy pequeños para tomar la decisión de qué libro comprar. No obstante, esto puede influir en que el niño no desarrolle sus propios gustos o aprenda a elegir entre aquello que le llama la atención y lo que no, lo cual es muy importante para desarrollar el interés lector.

Las ferias de libro son los espacios ideales para llevar a cabo este proceso de selección. Esto es gracias a que están repletas de especialistas en ellos, por lo que mientras los niños investigan por su cuenta, los padres pueden asesorarse sobre qué comprar.

Suele ser útil saber de antemano qué gustos tiene el niño y el nivel de lectura al que está acostumbrado, pues siempre hay quienes leen más o menos que otros, hecho generalmente relacionado con tener a la mano los libros adecuados.

Alex Portilla
Leer por contagio

Alejandro Portilla

 
  p Comenta la nota com  Imprime