mun  Columnas

Lectura en voz alta

Existen muchas formas de disfrutar el proceso de la lectura, y una de las menos valoradas, pero más importantes, es leer en voz alta. Una práctica que nos beneficia en muchos sentidos, como lectores y personas.

Hacerlo nos permite escucharnos a nosotros mismos y genera confianza en lo que pensamos y decimos. Esta confianza se ve remarcada en nuestra forma de interactuar. También nos ayuda a valorar nuestra voz, lo que queremos decir y a expresar mejor nuestros sentimientos y emociones.

Abrir un espacio de lectura en voz alta también cumple otra parte esencial de la vida cotidiana: escuchar. Cuando alguien lee en voz alta, nos da la oportunidad de aprender a escuchar al otro y, a la vez, desarrolla nuestra imaginación, para resolver problemas diariamente.

Es disfrutable realizarlo en familia o con personas cercanas, pues crea vínculos afectivos más estrechos.
Por si fuera poco, aumenta nuestra concentración y atención, lo cual sabemos que cada vez es más complicado por toda la información que nos rodea en medios, como el internet o la televisión.

Además, fomenta que cada persona lea por sí misma, encontrándose a gusto con los espacios de lectura y con uno mismo frente a ellos.

Alex Portilla
Leer por contagio

Alejandro Portilla

 
  p Comenta la nota com  Imprime