Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simibanda mix
Siminforma
     
mun  Columnas  

Un Simicharro

 

Originalmente, con la palabra “charro” se identifica a quien nació en Salamanca, España. Este nombre surgió de los adornos militares de gala,  llamados “charreteras”. Así que la vestimenta típica de los hombres de Salamanca, es el traje de charro. De ahí pasó a México, donde se combinó con el traje de chinaco, y al que Maximiliano de Habsburgo le hizo modificaciones para hacerlo uniforme de su ejército. Entonces, comenzó a usarse el traje para nombrar a un jinete, y se convirtió en la figura representativa de nuestro país.

En algunos países, incluso, también se llama “charro” al mariachi, aunque como sabes, un mariachi, es más bien el músico que toca música tradicional mexicana. 

Hay trajes para el campo, para competencias, o de gala, con sombrero de fieltro adornado con figuras de plata, nombradas “chapetas”, camisa de cuello volteado, pantalón con adornos de gamuza en los lados, chaqueta de gamuza o casimir con tres presillas en cada manga y broche lujoso en el pecho, así como una corbata que combine con el color del traje. 

Hoy, el charro es un símbolo de la mexicanidad y practica la charrería, considerada como un deporte nacional. Incluso, competencias, que se llaman “escaramuzas charras”, donde se muestran las habilidades y los trucos de cada quien.

Por ejemplo, el charro muestra lo que sabe, a caballo y a pie firme. Su caballo lo obedece y hace todo tipo de suertes, formas, bailes, corre detrás de una vaquilla. Cuando está parado en el piso, florea la reata, que consiste en lanzar su lazo sin que se cierre hasta llegar a su destino, o gire sin cerrarse en derredor del charro, haciendo figuras elegantes y caprichosas. Hay, también, mujeres charras que practican esas suertes.

Este floreo nació en la región llamada “Altos de Jalisco”, más o menos a fines del siglo XVIII.

Y aquí tienes un charro negro. Por cierto, hay una leyenda sobre un charro negro. Cuenta que un fantasma se disfrazaba así y se aparecía a la gente, por la noche, para pedirles permiso para acompañarlos. Si lo permitían, al amanecer, se despedía cortésmente y se iba lentamente. Pero, si no, entonces se los llevaba. Y así la leyenda del Charro Negro fue una de las más temidas en la época de los abuelos, o quizá de los tatarabuelos.

Pero este charro negro es de lo más simpático, bonachón, bailador, amigable y cantador. Ármalo y puedes hacer una escaramuza charra, o a lo mejor, una serenata.

  p Comenta la nota com  Imprime


banner
Historias armables
Arturo Martínez
 
*
 
© Copyright 2017 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx