Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simihits
simibanda mix
Siminforma
     
Armando Ramirez  Columnas  

La Romita

Hubo un tiempo en que un pueblo se llamó Aztacalco,  que en náhuatl significa “en la casa de las garzas”. Estaba en una pequeña isla, en los días de la gran Tenochtitlán. Cuando Hernán Cortés llegó, permitió a los indígenas seguirla habitando, y mandó construir una ermita. Con el tiempo esta fue sustituida por una nueva iglesia, la de Santa María de la Natividad Aztacalco.

En el siglo XVII, la Nueva España creció y este pueblo se convierte en el camino para llegar a Chapultepec. Fue cuando uno de aquellos viajeros cosmopolitas, al admirar esa ruta arbolada exclamó que se parecía al que llevaba a Roma. Entonces, lo bautizó como “La Romita”.

La iglesia también cambio de nombre, la llamaron San Cristóbal, del verbo encarnado. En nuestros días es la de San Francisco Xavier. En el pequeño jardín que está enfrente, en uno de sus árboles, colgaban a los rateros. De ahí viene la tradición donde se realiza un ritual lleno de picardía para honrar al Señor de Buen ahorcado, con una danza que se celebra  hasta nuestros días.

Y bueno, a principios del siglo XX, unos hermanos de origen americano que tenían como socio al dueño del afamado Circo Orrín, fraccionaron los terrenos del potrero que estaba en los alrededores del pueblito de La Romita, y así nació la colonia Roma, donde construyen casas estilo afrancesado. Eran los tiempos de don Porfirio Díaz.

El pueblito de La Romita queda atrapado por la colonia Roma y es fuente de desconfianza. De ahí salen mitos, como el de los robachicos, terror de los infantes, como se narra en la novela de José Emilio Pacheco, Las batallas en el desierto.

Ahora, si usted llega a ir a este lugar, se admirará de cómo conserva ese sabor de pueblo. En las mañanas, mientras las viejitas van a misa, los jóvenes desayunan en los puestos que ofrecen sus quesadillas, tlacoyos, atole, café, y las señoras barren el frente de su casa. Se oyen el trinar de los pajaritos y la fuente arroja un chorro de agua fresca… ¡Ay, ojitos pajaritos!

  p Comenta la nota com  Imprime


Columinsta
¡Ay, ojitos pajaritos!
Armando Ramírez
Periodista, originario de Tepito, y Novelista, autor entre otras obras de Chin Chin El Teporocho, Quinceañera, Noche de Califas, Pantaletas. Cronista en el programa "Matutino Express" de Foro TV. Ha colaborado en programas de televisión con Ricardo Rocha, Brozo, Carlos Loret de Mola y en programas de radio, con Gloria Calzada, Lalo Salazar, y como conductor en "La Hora del Vecino, en XEW.
 
© Copyright 2017 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx