Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
Siminforma
     
mun  Columnas  

Dime qu� comes y te dir� qui�n eres�

 

Así reza el refrán y dicen las abuelitas que esos aforismos son gotas de sabiduría. Y en el caso del sope, una verdad nacional.
Usted se preguntará ¿Y qué tiene que ver el sope con la identidad nacional?

Casi nada. La enorme mayoría de la población de este país es mestiza. En una palabra, somos de chile, dulce y manteca. Me explico, Federico, para que me entiendas, Méndez. Este exquisito manjar cuando se prepara con delicadeza, es una obra maestra de nuestro mestizaje.

Sin sope, decían los antiguos, no hay amor en el barrio. El sope, ir a comprar o comerse un sope, ir de cajón con la cronista del lugar, la señora que vende sopes y quesadillas, como quien dice, de sesos el amor. Ella se sabe todos los chismes del romanticismo popular, pero lo que no sabe es que el sope es el maridaje, la unión perfecta entre la cultura que nos trajeron de Europa los españoles y las nuestras  prehispánicas.

Aunque eso sí, la señora sí sabe si usted y su “peor es nada”, se comieron el sope. Y hasta si va haber boda.
¿Usted puede imaginar un sope sin maíz? ¡Ni maíz, palomera! Sin maíz no hay sope, y digo, sin su untadita de frijolitos, tampoco; su verdurita y su salsita. Hojas, Petra, esos son algunos elementos que aportó la dieta mexica al sope, pero qué me dice de un sope sin su untadita de manteca, sin chorizo, sin quesito, ni cremita. Pues tampoco nos sabrá a sope. ¿A poco no?

Los españoles trajeron a estas tierras las fritangas, con sus cerdos, sus vacas y sus caballos. Y a freír los alimentos. Antes, los mexicas no sabían freír, no conocían la manteca y hacían unas delicias al vapor, en hornitos de tierra, con pencas de maguey o con el inmemorial bracero y su comal de barro.

Y así agarramos la costumbre de usar la manteca para darle sabor a la comida. Y  también la nada saludable adquisición de unos kilos de más. Ya ve, los guerreros comían amaranto antes de entrarle a los “cocolazos”. Claro, un sope de vez en vez, no está mal.
Entonces, “como la béisbol”, no hay  sope sin alimentos de los mexicas, pero tampoco hay sopes sin los animales que nos trajeron los hijos de la Reina Isabel. ¡Ay, ojitos pajaritos!... ¿Gusta un sopecito?

  p Comenta la nota com  Imprime


banner
¡Ay, ojitos pajaritos!
Armando Ramírez
Periodista, originario de Tepito, y Novelista, autor entre otras obras de Chin Chin El Teporocho, Quincea�era, Noche de Califas, Pantaletas. Cronista en el programa "Matutino Express" de Foro TV. Ha colaborado en programas de televisi�n con Ricardo Rocha, Brozo, Carlos Loret de Mola y en programas de radio, con Gloria Calzada, Lalo Salazar, y como conductor en "La Hora del Vecino, en XEW.
 
© Copyright 2019 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx