Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
Siminforma
     
mun  Columnas  

De viruelas y cosas peores

 

El temor por las enfermedades ha acompañado al ser humano a lo largo de la historia. Actualmente, sabemos de la existencia de microrganismos capaces de causarnos los peores males. Pero también contamos con medicamentos para vencerlos y hábitos higiénicos que nos protegen de ellos.

Vayamos al siglo XVI, al momento en que indígenas y españoles se encontraron. Sin entrar en tecnicismos, simplemente digamos que los “bichitos” de aquí no eran los mismos “bichitos” que los de allá. Se inició así un penoso proceso que algunos llaman “la unificación microbiana del mundo”. A ambos bandos les fue mal, aunque a los indígenas les tocó la peor parte. A lo largo del siglo XVI, fueron azotados por terribles males para los que no tenían cura ni resistencia inmunológica.

Se tienen identificadas siete plagas que acabaron con la vida de millones de indígenas. La primera, en 1520, fue la de viruela, que causó, entre otros, la muerte de Cuitláhuac. Y la última, entre 1595 y 1596, fue de sarampión. Según algunos cálculos recientes, este encuentro biológico es responsable en 90 % de la caída de la población indígena. Las cifras son impactantes: de 80 millones de habitantes alrededor de 1520, la población bajó a 10 millones hacia 1570.

Viajemos en el tiempo a una época no tan distante. En 1918, llegó a México la mal llamada “gripe española”. Se le conoce así porque, aunque la enfermedad azotaba a otros países como Francia y Estados Unidos, fue España (país neutral en la Primera Guerra Mundial), el primero en publicar datos sobre este mal. Los países beligerantes, por el contrario, censuraban la información.

Esta epidemia cobró la vida de 50 millones de personas en el mundo, entre 1918 y 1920. En México, se estima que hubo alrededor de 300 mil muertos en cuestión de meses. Según los periódicos de la época, en México ocurrían entre 1,500 y 2,000 muertes al día. Era tal era la cantidad de muertes que existía un carrito especial que todos los días recogía los cadáveres.

Había tal miedo a la enfermedad, que cuando alguien estornudaba, la gente decía “¡Jesús te ayude!” en lugar de “¡Salud!”. Así de grave era la gripe. Mi abuela, que sobrevivió a la epidemia, siempre conservó esa costumbre.

Sapere aude: ¡Atrévete a saber!


banner
Comprimidos del Dr. Zagal
Héctor Zagal
 
*
 
© Copyright 2019 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx