Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
Siminforma
     
mun  Columnas  

¡Vamos, muchachos!

 

Continuamos en Suiza 1954. El futbol de los franceses era diferente al de los brasileños. Los primeros llegaban a este encuentro en las mismas circunstancias que nosotros, presionados por una derrota ante los yugoslavos; ganar era la única posibilidad para seguir con esperanzas.

Nosotros sentíamos tener las armas suficientes para cambiar esa mala impresión ante el juego contra Brasil, capacidad para demostrar que nuestro futbol no estaba tan tirado a la calle como muchos creían.

México tuvo uno de los mejores partidos que se le habían visto en una Copa del Mundo. La rapidez de mis compañeros, el “Pistache” Torres y “Pina” Arellano, aleros por excelencia, hicieron un juego alegre, atraían a los defensas franceses y ocasionaban que dejaran huecos en el centro.

El juego nivelado en toda la cancha y los cancerberos fuimos responsables de un gran espectáculo. Cerramos nuestras metas a base de precisión y espectacularidad.

Copa y Vincent me pusieron a prueba de verdad de una manera comprometida, atacaron mi portería, y yo, con atajadas acertadas y reflejos sorprendentes, logré resolver el problema.

Pero Vincent no perdonó y en uno de sus tiros, fuerte y colocado, no alcancé a detener el esférico a pesar de mi estirada.  Recuerdo que pensé, al recibir el gol, que la gente diría “¿otra goleada?”. Así nos fuimos al descanso, 1-0.

Cuando regresamos al segundo tiempo, nos apoderamos de la media cancha y hubo murmullos de admiración de las tribunas, y cuando comenzamos a imponer nuestro juego, cayó el segundo tanto de los franceses, con un autogol de Cárdenas. Una pelota que venía con fuerza y el contacto con el balón fue impreciso, cambió su trayectoria.

A pesar de todo, yo gritaba y animaba: “Vamos, muchachos, arriba la cara, ¡al ataque, carajo! No estamos perdidos” …Creo que mis gritos se escuchaban hasta las graderías. Le daba palmadas en la espalda a Cárdenas para animarlo; después de todo, nunca es intención de alguien fallar.

Recuerdo haber recibido el balón en mis manos y mandé a mis compañeros al otro lado de la cancha, y allá enviaba mis despejes, que invitaban al ataque. Los muchachos reaccionaban y, poco a poco, volvió a empujar al rival hasta su propia cancha, incluso llegamos a arrinconarlo. El combinar buen juego con enjundia, valor y ganas de hacer bien las cosas, fue lo ocurrido después del autogol.

México logró perforar la portería francesa en medio de una gran conmoción…


Antonio Tota Carbajal
Carajo

Antonio “Tota” Carbajal

 
 
© Copyright 2021 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx