Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simihits
simibanda mix
Siminforma
     
mun  Columnas  

Peligro supremo, el "cólera morbus" de 1830

 

A partir de 1830, el “cólera morbus”, epidemia mortal, llegó a la capital mexicana y recorrió diversos puntos de la República. Sembraba la muerte, el dolor, la impotencia y multiplicaba los auxilios a Dios Todopoderoso para que se apiadara de la humanidad, en aquella época en que se carecía de antibióticos y otros adelantos de la medicina moderna.

La Ciudad de México jamás tuvo y jamás ha tenido otra prueba tan difícil para todas las clases sociales.

D. Guillermo Prieto nos dejó en su obra “Memorias de mis Tiempos”, testimonios valiosos de esos momentos en que los Jinetes del Apocalipsis sembraron la muerte entre los habitantes de la ciudad:

“Los panteones de Santiago Tlatelolco, San Lázaro, el Caballete y otros, rebosaban en cadáveres: de los accesos de terror, de los alaridos de duelo se pasaba en aquellos lugares a las alegrías locas y a las escenas de escandalosa orgía, interrumpida por cantos lúgubres y por ceremonias religiosas.

“En el interior de las casas todo era fumigaciones, riegos de vinagre y cloruro, calabazas con vinagre detrás de las puertas, la cazuela solitaria del arroz y la parrilla en el brasero, y frente a los santos, velas encendidas”. Todo este drama sufría el pueblo, en medio de los vaivenes de la política y las luchas armadas de unos cuantos en pos del poder.

Otro valioso testimonio de D. Guillermo Prieto es el siguiente: “Las calles silenciosas y desiertas en que resonaban a distancia los pasos precipitados de alguno que corría en pos de auxilio; las banderolas amarillas, negras y blancas que servían de aviso de la enfermedad de médicos, sacerdotes y casas de caridad; las boticas apretadas de gente; los templos con las puertas abiertas de par en par con mil luces en los altares, la gente arrodillada con los brazos en cruz y derramando lágrimas. A gran distancia, el chirrido lúgubre de carros que atravesaban llenos de cadáveres... todo eso se reproduce hoy en mi memoria con colores vivísimos y me hace estremecer”.

En Iztapalapa, el “cólera morbus” fue tan implacable que, ante el temor de que la población fuera extinguida totalmente por esa epidemia, los lugareños sobrevivientes hicieron la promesa de realizar cada Viernes Santo, la escenificación de la Vida y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo. Los hechos demuestran que El Altísimo los escuchó y, desde entonces, la pasión y muerte del Redentor es objeto de respetuosa escenificación, presenciada por  más de dos millones de personas.

Todas las medidas que se tomen ahora que el apocalíptico jinete de la enfermedad parece ser que vuelve a cabalgar, son buenas y dignas de total apoyo.


  p Comenta la nota com  Imprime

 


banner
Espacio a la Historia
Manuel Magaña
 
* Periodista desde 1952. Ha escrito 19 libros. La historia y la capital, son sus temas favoritos. Premio Nacional de Periodismo.
 
© Copyright 2016 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx