Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
Siminforma
     
mun  Columnas  

Porfirio, la bola y 1910

 

En 1910 la Ciudad de México estaba de manteles largos: el gobierno de Porfirio Díaz le echaba mucha crema a sus tacos por el Centenario del inicio del Independencia. Pero el año sería cabalístico para el rostro de la capital.

Don Porfirio puso manos a las fiestas del Centenario. Llamó a los gobernadores de los estados de la república y les contó una brillante idea de su gabinete: pasarles la charola para que se retrataran en el Paseo de la Reforma, es decir, apoquinaran los dineros para que cada entidad honrara a dos de sus héroes, con dos esculturas, en  Reforma; así surgen la estatuas de las laterales de tan afrancesado Paseo.

Y no solo eso, de manera delicada, hizo que las colonias de extranjeros que radicaban en el país le cayeran con su cuerno, los otomanos o libaneses, le entraron con un bello reloj, es el famoso “reloj libanés”, en la esquina de Venustiano Carranza y Bolívar; también se pusieron guapos los chinos, que donaron el “reloj chino”, que está  en la calle de Bucareli.
Claro que lo fastuoso de esta celebración,  aparte de las pachangas, fueron obra de su gobierno, planeó un nuevo Palacio Legislativo y un Teatro Nacional. Estos eran glamorosos. La sede del Legislativo estaría en la Plaza de la República y el teatro en una de las cabeceras de la Alameda Central.

Pero llegó “la bola”, la Revolución, y Porfirio tuvo que irse a vivir a Francia. Las obras del Palacio Legislativo quedaron inconclusas, solo se erigió una enorme rotonda; al paso de los años se convirtió en el monumento a la Revolución; y el Teatro Nacional se convertiría en el Palacio de las Bellas Artes.

Les digo, 1910 fue un año cabalístico para el rostro de la ciudad por lo que planeó Porfirio Díaz para celebrar el Centenario de la Independencia, y la llegada de la Revolución lo trastocó y transformó. 

El Paseo de la Reforma no sería como lo conocemos, ni existiría el monumento a la Revolución, ni el Palacio de las Bellas Artes, ni los relojes de las colonias extranjeras tan emblemáticos, etc., y el rostro de la ciudad sería diferente. ¡Ay, ojitos pajaritos!…

  p Comenta la nota com  Imprime


banner
¡Ay, ojitos pajaritos!
Armando Ramírez
Periodista, originario de Tepito, y Novelista, autor entre otras obras de Chin Chin El Teporocho, Quincea�era, Noche de Califas, Pantaletas. Cronista en el programa "Matutino Express" de Foro TV. Ha colaborado en programas de televisi�n con Ricardo Rocha, Brozo, Carlos Loret de Mola y en programas de radio, con Gloria Calzada, Lalo Salazar, y como conductor en "La Hora del Vecino, en XEW.
 
© Copyright 2019 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx