Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
Siminforma
     
mun  Columnas  

Panader�a mexicana

 

La panadería mexicana tiene una riqueza excepcional: hay más de mil bizcochos, creados por el ingenio de manos trabajadoras.

Nuestros maestros panaderos son descendientes directos de Juan Panadero, aquel negro liberto que llegara con Hernán Cortés, como su cocinero y que al llegar a Tenochtitlán traía entre sus cosas unas semillas de trigo, las cuales sembró en una vieja casona, frente al edificio de Mascarones, antigua Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, en la calzada de San Cosme.

Maravilló tanto a Hernán Cortes descubrir que se daba el trigo en este suelo, que ordenó al negro Juan que hiciera un panecito blanco parecido a los pambazos, y tan bueno resultó el negocio que don Hernando monopolizó la venta del pan y la  distribución de la harina de trigo.

De aquellos remotos tiempos nos llega la tradición del pan mexicano, principalmente el de dulce: las campechanas, las rejas, las piedras, el gendarme, la concha, los cuernos, y así hasta llegar a mil, aunque en diferentes regiones del país los bizcochos adquieren su nombre propio.

Esa imaginación del mexicano ha servido para crear formas infinitas de bizcochos y ponerles geniales nombres, como la novia, los calzones, el beso, le chilindrina, el hueso, el borracho, la piedra, etc.

Nombres tan ingeniosos que han servido para contar chistes, como aquel que dicen le sucedió a don Venancio, viejo expendedor de pan en Tepito. Ya ven que antes las panaderías no eran de autoservicio, usted  pedía los bizcochos al expendedor, quien se los iba dando.

Bueno, ahí tienen que llega con don Venancio una señora muy apurada y pide: Me da una concha, unos calzones, pero de repente se le antoja un beso, y entonces, angustiada, le dice a don Vena: Me quita, por favor, los calzones y me da un beso…

Y qué decir de los inmensos pasteles de quince años o de boda que maravillan por inmensos y gariboleados con crema chantilly, no como los austeros pasteles europeos… ¡Ay, ojitos pajaritos!, qué bonita es la panadería mexicana…

  p Comenta la nota com  Imprime


banner
¡Ay, ojitos pajaritos!
Armando Ramírez
Periodista, originario de Tepito, y Novelista, autor entre otras obras de Chin Chin El Teporocho, Quincea�era, Noche de Califas, Pantaletas. Cronista en el programa "Matutino Express" de Foro TV. Ha colaborado en programas de televisi�n con Ricardo Rocha, Brozo, Carlos Loret de Mola y en programas de radio, con Gloria Calzada, Lalo Salazar, y como conductor en "La Hora del Vecino, en XEW.
 
© Copyright 2019 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx