Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
Siminforma
     
mun  Columnas  

La monja tra�a la m�sica por dentro

 

Se llamaba Juana Inés de Asbaje y Ramírez, y era oriunda de san Miguel Nepantla, pero sus cuatas del convento, en el siglo XVII, y sus y lectores de ahora, la llaman “Sor Juana Inés de la Cruz”; sí, aquella que escribió: “Hombres necios que acusáis a la mujer, y “bla bla bla.

Los muy cursis la apodan “la Décima Musa”, cuando era ella la que acudía a las musas para deslumbrar a los habitantes de la Nueva España, empezando por la virreina, que era su supercomadrita.

Muchos mal pensados han dicho que tuvieron “un que ver”, lo cierto es que siendo huérfana y con hermana pudiente, llegó a la Corte y fue bien recibida por su inteligencia y cultura, pero como decía ella que el amor carnal por los hombres no le llamaba la atención, se enclaustró, primero en el convento de Jesús María, donde hoy solo queda la iglesia en la calle del mismo nombre, entre Corregidora y la Soledad, a una calle de la parte trasera de Palacio Nacional, en el centro de la Ciudad de México.

Bueno, el convento fue Real, pues quien aportaba los dineros era el rey de España, Felipe II. Ahí tenía  arrumbada a una hija “ilegítima” y loca.

En ese convento sor Juana probó por primera vez la vida conventual, y tan le gustó, que junto con otra comadrita, sor Encarnación, confabuló para tener su propio convento, y a través de amigos riquillos, le echaron el ojito a un terreno que está en Licenciado Verdad, ocupado en esa época por mujeres menesterosas; y con triquiñuelas políticas las echaron a la calle, incluso sor Juana tiene un curioso escrito en donde se asombra de cómo la gente pegaba de gritos cuando las lanzaban del predio.

Es la calle que hace esquina con Moneda, y da a la entrada de los empleados del Templo Mayor. El convento se llamó  san José de Gracia, perteneciente a las carmelitas descalzas (que en el siglo XX se le llamó santa Teresa).

Ahí era tan rígida la vida, que la monja salió corriendo para refugiarse en San Jerónimo, donde vivió hasta su muerte. No cabe duda, sor Juana tenía la música por dentro. El convento de Jesús María se convirtió, en el siglo XX, en el cine Mundial, y salón de baile y billares; san José de Gracia terminó siendo el antiguo templo de santa Teresa, donde hacen eventos de música electrónica y cosas así; y san Jerónimo, la celda que ocupó sor Juana, formó parte del salón de baile El Smirna, y del lado contrario fue hotel. Ahora es el antiguo claustro de sor Juana, digo, cosas del destino… ¡Ay, ojitos pajaritos!



  p Comenta la nota com  Imprime

 


banner
¡Ay, ojitos pajaritos!
Armando Ramírez
Periodista, originario de Tepito, y Novelista, autor entre otras obras de Chin Chin El Teporocho, Quincea�era, Noche de Califas, Pantaletas. Cronista en el programa "Matutino Express" de Foro TV. Ha colaborado en programas de televisi�n con Ricardo Rocha, Brozo, Carlos Loret de Mola y en programas de radio, con Gloria Calzada, Lalo Salazar, y como conductor en "La Hora del Vecino, en XEW.
 
© Copyright 2019 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx