Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
Siminforma
     
mun  Columnas  

La iglesia de san Bernardo y Santa Anna

 

La iglesia de san Bernardo, construcción de 1636, ha sido varias veces mejorada. Formaba parte del convento del mismo nombre fundado por monjas del claustro de Regina, y nos recuerda que en siglos anteriores no existía la calle de 20 de Noviembre. Las Leyes de Reforma quitaron bienes a la iglesia, y el gobierno, para evitarse reclamos, demolió el convento de san Bernardo. Solo quedó la iglesia que, si se dan cuenta, cuenta con dos entradas, aunque nada más funciona una, la de 20 de noviembre, en cuya portada luce una figura en mármol de la virgen de Guadalupe; la de Venustiano Carranza no está abierta y en su portada hay una escultura de san Bernardo, también en mármol.

Pero la historia de esta iglesia no termina ahí, formó parte de las víctimas de una serie de atracos al robarle sus tesoros una célebre banda que asolaba la Ciudad de México. Una crónica de sus fechorías está en la memoria de la marquesa Calderón de la Barca, cuando habla de lo que le sucedió al embajador de Francia en México, quien le comentó que fue a despedirse del general Antonio López de Santa Anna, y que este, muy amable, le preguntó, cómo haría para que sus objetos de valor no se los robaran en el camino la dichosa banda. El embajador le contó al “Serenísimo” en qué parte del carruaje llevaría escondidos los valores. Se despidieron y se fue el embajador rumbo a Veracruz.

Y sucedió lo inevitable: robaron las pertenencias. Los forajidos sabían exactamente el lugar donde las había ocultado.
Poco después del robo de los tesoros de san Bernardo, la banda fue detenida; era dirigida por un hombre muy cercano a Santa Anna, y que incluso dormía en Palacio Nacional. En un cuarto de esta construcción encontraron lo robado y otros tesoros  más.

El cabecilla fue encarcelado y lo mandaron fusilar, pero nadie vio que ello ocurriera; la cosa es que después, el embajador vio a este personaje caminando por las calles de París. ¡Ay, ojitos pajaritos!, ni parece que fue ayer. Por cierto, el general Santa Anna poco después cayó del poder…

  p Comenta la nota com  Imprime


banner
¡Ay, ojitos pajaritos!
Armando Ramírez
Periodista, originario de Tepito, y Novelista, autor entre otras obras de Chin Chin El Teporocho, Quincea�era, Noche de Califas, Pantaletas. Cronista en el programa "Matutino Express" de Foro TV. Ha colaborado en programas de televisi�n con Ricardo Rocha, Brozo, Carlos Loret de Mola y en programas de radio, con Gloria Calzada, Lalo Salazar, y como conductor en "La Hora del Vecino, en XEW.
 
© Copyright 2019 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx