Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simihits
simibanda mix
Siminforma
     
mun  Columnas  

Reforma de la sociedad

 

Agobiados por la acumulación de muchas crisis, las élites del poder quieren convertir la reforma política en el clavo ardiendo al cual aferrarse. Sin embargo, todas las iniciativas padecen de un mismo mal: forman parte de la lucha por el poder. Ninguna se ha preocupado por aplicar el principio de oro de toda reforma del poder y de toda transición a la democracia: devolverle la política a los ciudadanos.

Cuando España utilizó la muerte de Franco para delinear un proyecto de transición a la democracia, el principio rector fue muy fácil de definir: regresarle España a los españoles por la vía de una reforma democrática que convirtiera el ejercicio del voto en el poder ciudadano para poner y quitar gobernantes. España le había sido expropiada a los españoles por la dictadura de Franco.

Las reformas políticas mexicanas han sido en el fondo decisiones para despresurizar las tensiones políticas y redistribuir el poder, no para crear reglas realmente democráticas para ejercer la política. En las actuales reformas en discusión no existe la voluntad de reorganizar el funcionamiento de la política. El PAN quiere tener ventajas para que el 2012 no se le vaya de las manos, el PRI quiere mantener el viejo modelo autoritario de Estado hegemónico y el PRD sólo busca corporativizar a la sociedad para seguir ejerciendo el poder en representación del pueblo.

Pero la realidad es que toda reforma política debe asumirse con la intención de regresarle a la sociedad su poder de decisión y convertir a los políticos sólo en meros intermediarios de la sociedad. La ciudadanización de la política debiera comenzar, diría don José Ortega y Gasset, por la “reforma de la sociedad”, es decir, estímulos para una mejor participación directa de la sociedad en los asuntos públicos y en la vigilancia de las tareas y resultados de los políticos y funcionarios.

Las iniciativas de reforma política del PAN, del PRD y del PRI no responden a las exigencias de la sociedad de transparentar la política y de revitalizar la función pública como una representación de los intereses de la sociedad. Es decir, que lo que está a debate es el modelo de democracia representativa que funcionó en el pasado o en sociedades más participativas. Por tanto, el debate debería centrarse en la transición del modelo político actual a un sistema realmente democrático.

Las tres piezas clave del viejo sistema político deben reformarse: el Estado, la Constitución y el sistema presidencialista. Si no se hacen de manera articulada, entonces se habrá perdido otra oportunidad.

 


  p Comenta la nota com  Imprime

 


banner
Expedientes del Poder
Carlos Ramírez
 
* Periodista, columnista y escritor político. Ha publicado una decena de libros sobre la realidad política del país.
 
© Copyright 2016 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx