Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simihits
simibanda mix
Siminforma
     
mun  Columnas  

Partidocracia y crisis

 

Si se cumpliera el mandato constitucional que señala que los partidos políticos son organismos de "interés público", el país tendría resuelto uno de sus grandes problemas nacionales: la república como botín de los partidos.

El cambio de gobierno en el 2000 no pudo concretarse en alternancia porque el PAN pactó con el PRI y por tanto México dejó pasar la oportunidad de construir la transición del viejo régimen priísta a un sistema realmente democrático.

En todos los foros donde los partidos tienen injerencia los problemas no sólo no se resuelven sino que se multiplican: el debate del presupuesto gira en torno a lo que los partidos deciden en función de sus intereses, la designación de tres nuevos consejeros electorales en el IFE ha demostrado que la democracia electoral depende de los arreglos cupulares en los partidos y las leyes urgentes para rehacer el sistema de seguridad nacional, de seguridad interior y de seguridad pública encuentra en los partidos los más grandes obstáculos.

Los partidos, por tanto, no son organismos de interés público sino verdaderas oligarquías. Y no es algo nuevo ni privativo de México. Hace casi un siglo el politólogo inglés Robert Michels delineó su teoría de que las dirigencias partidistas dejan de representar a la sociedad y asumen la condición de oligarquías.

Así, los partidos son instrumentos de poder para beneficio de unos pocos. En algunas naciones de democracia desarrollada han logrado quitarle a los partidos el papel de élites negativas. El punto clave de definición del poder de los liderazgos radica en el hecho de que las dirigencias de los partidos son las que tienen el privilegio de definir candidaturas.

Por tanto, los aspirantes tienen que quedar bien con la dirigencia partidista y no con el elector.

La solución se localiza en el mecanismo de elecciones primarias. Para ser candidato se necesita una elección abierta controlada por la autoridad electoral.

Así, el candidato será el que gane el voto de la sociedad. En los EU se ha logrado que el candidato represente al ciudadano por la vía de las primarias.

Los jefes partidistas disminuyen su poder y se convierten en realidad en administradores de los partidos.

Mientras México no asuma el modelo de elecciones primarias, los partidos serán un poder arbitrario y sus decisiones no responderán al bien común sino a los intereses de la oligarquía dirigente.

Por eso es que en México se transitó del régimen de un partido único y hegemónico a una partidocracia oligárquica.
Y por eso se han pervertido las instituciones en las que los partidos tienen capacidad de decisión.

 


  p Comenta la nota com  Imprime

 


banner
Expedientes del Poder
Carlos Ramírez
 
* Periodista, columnista y escritor político. Ha publicado una decena de libros sobre la realidad política del país.
 
© Copyright 2016 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx