Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simihits
simibanda mix
Siminforma
     
mun  Columnas  

Mucho que celebrar

 

A la memoria de Fausto Fernández Ponte, periodista limpio y patriota

El pesimismo ahistórico de sectores cansados con la realidad quiere encontrar una explicación histórica de la hazaña de la guerra de Independencia en 1810 para desembarazarnos del imperio español con la realidad de una crisis hoy que agobia las expectativas. Las comparaciones son, en realidad ofensivas para los mexicanos que en 1810 y en 1910 ofrendaron su vida por revoluciones que cambiaron el rumbo de la nación.

Una cosa es el hartazgo social y político con la realidad de hoy y otra señalar que no existe cosa que celebrar en el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución. Y también es otra cosa suponer que los gobernantes, políticos y sociedad de hoy en día traicionaron los ideales de los mexicanos que nos dieron patria.

De ahí que muchos analistas hayan confundido los términos. La nación le debe mucho a los mexicanos que ofrendaron su vida para independizarnos de España y para echar a Porfirio Díaz del poder. En todo caso, los analistas se han visto chatos con su tesis de que no hay nada que celebrar.

Lo que debe enfatizarse es el compromiso histórico de los mexicanos de hoy con los movimientos de Independencia y de Revolución. Con todo, el México de hoy es mejor que el de antes. Quedan, ciertamente, los rezagos, pero de eso se tratan los procesos históricos: de identificar atrasos y de definir nuevos rumbos. La crisis nacional puede deprimir a muchos mexicanos, pero no por ello se debe desdeñar a la historia.

Los mexicanos de 1810 cumplieron la hazaña de combatir al imperio español, encontrar un camino propio y fundar una República y un Estado. La tarea no fue fácil porque se extendió hasta casi terminado el siglo XIX. Por cercano, el movimiento revolucionario de 1910 puede ser susceptible de severas críticas por lo que no terminaron de destruir y por lo que no pudieron construir. Pero en la Independencia fue vital la participación social para luchar contra la Iglesia, contra las tentaciones de nuevos imperios, contra los invasores estadounidenses y franceses y contra la pobreza y aun así se construyó el Estado nacional. En cambio, fue obvia la pasividad de la sociedad en los años posteriores de la Revolución porque permitieron el desvío del proceso histórico a un régimen unipersonal, autoritario y antidemocrático.

De ahí que la conclusión sea obvia: México tiene mucho que celebrar, sobre todo el compromiso de retomar el espíritu del pasado para lograr avanzar en el proce- so histórico hacia una república justa y desarrollada.


  p Comenta la nota com  Imprime

 


banner
Expedientes del Poder
Carlos Ramírez
 
* Periodista, columnista y escritor político. Ha publicado una decena de libros sobre la realidad política del país.
 
© Copyright 2016 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx