Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simihits
simibanda mix
Siminforma
     
mun  Columnas  

Desarrollo, parte de la política

 

La obsesión de los partidos políticos por arrinconar al gobierno panista ha hecho perder de vista los referentes fundamentales: la reforma política que se discute tratará de darle dinamismo a las relaciones de poder, pero no aparece ninguna conexión con el desarrollo. Y la democracia sin desarrollo es una forma de tecnocracia del poder.

El principal problema del país es la insatisfacción de las demandas fundamentales de bienestar. Y el bienestar sólo viene derivado del crecimiento económico sostenido y el empleo remunerado. Más aún, suelen decir los progresistas que las relaciones productivas determinan las relaciones políticas y sociales.

Por tanto, el juego del huevo y la gallina -qué es primero: la democracia o el desarrollo- tiene ya un intento de respuesta: lo primero debe ser el desarrollo. Porque una democracia en situación de crisis, desempleo y pérdida de bienestar suele derivar en conflictos recurrentes. Los ánimos se caldean cuando no hay empleo ni salarios.

Por eso es que los legisladores deberían abrir el obturador de sus debates e ir más allá de la reforma política: encarar la urgencia de la reforma del modelo de desarrollo, toda vez que el actual carece de viabilidad y tiene condenado al país a tasas de producto interno bruto menores a 3% anual, cuando se necesita una tasa anual promedio de 7.5% para responder apenas a la demanda del 1.2 millones de mexicanos que cada año exigen por primera vez empleo en el sector formal.

Una reforma política sin desarrollo podría obligar a decisiones de autoridad o a restricciones sociales. Es decir, a crear medidas autoritarias para contener las protestas sociales. Las crisis de estabilidad en el Congreso no tienen que ver con privilegios sino con expresiones de la crisis. La gente ciertamente desea un sistema político funcional, pero desea antes que otra cosa un nivel de bienestar familiar con empleo y seguridad.

Los partidos y legisladores están realmente perdiendo el tiempo. No caerá mal al país reducir el costo de la política y bajar el número de legisladores, pero esas decisiones no llevan alimentos a las mesas de los mexicanos. La urgencia de un nuevo modelo de desarrollo es la prioridad fundamental del país. Y partidos y legisladores deben decidirse de una vez por todas a establecer con sensatez las prioridades de la sociedad, no las de los políticos.

Una democracia sin desarrollo no garantiza la estabilidad social perdida. El desarrollo, por tanto es la exigencia número uno de los mexicanos.

 


  p Comenta la nota com  Imprime

 


banner
Expedientes del Poder
Carlos Ramírez
 
* Periodista, columnista y escritor político. Ha publicado una decena de libros sobre la realidad política del país.
 
© Copyright 2016 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 5 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx