Himno Nacional Mexicano síguenos
Síguenos youtube twitter Facebook instagram
simibanda mix
Siminforma
     
mun  Columnas  

La historia del verdadero Santa Claus


 

Se reconoce como santos a todas las personas que tuvieron una vida ejemplar y que, m�s all� de la muerte, al vivir en la presencia de Dios , pueden interceder por nosotros.

Es importante subrayar que ni la Virgen Mar�a, ni los santos pueden hacer milagros. El �nico que puede hacerlos es Dios . Los santos s�lo interceden por nosotros para que, si es la voluntad de Dios , podamos recibir sus bendiciones, gracias y milagros.

Todos los santos tienen su propia historia y es importante conocerla porque frecuentemente les inventan cosas fant�sticas que pueden ser bonitas, pero no reales.

El nombre verdadero de Santa Claus fue Nicol�s, que significa: "Protector y defensor de pueblos". Naci� en el siglo III d.C. en la ciudad de Patara de Licia, en lo que actualmente es Turqu�a. Sus padres ten�an grandes bienes pero murieron a temprana edad, dejando al joven Nicol�s una gran herencia.

A diferencia de muchos j�venes que no saben administrar sus bienes, y los despilfarran o utilizan para todo tipo de excesos, Nicol�s los utiliz� para hacer el bien. Su bondad hizo que fuera nombrado obispo de la ciudad de Mira. Por esta raz�n se le conoce tambi�n como San Nicol�s de Mira.

Despu�s de su muerte, sus reliquias fueron llevadas a la ciudad italiana de Bari, por lo que tambi�n se le conoce como Nicol�s de Bari.

Es patr�n de los ni�os, de las mujeres que desean casarse, de los presos y de los marinos. Estos reconocimientos tienen que ver con diversos momentos de su vida.

Se le reconoce como patr�n de los ni�os porque le gustaba ayudar a los ni�os m�s necesitados. Les hablaba del amor de Dios pero, al mismo tiempo, les obsequiaba ropa, alimento y objetos con los que pod�an jugar. Adem�s, se cuenta un milagro muy especial: En cierta ocasi�n, un carnicero secuestr� a tres ni�os pobres pensando que nadie los reclamar�a. Ya en su casa, los asesin� y los escondi� en una especie de ba�l mientras se dispon�a a convertirlos en salchichas. Cuando Nicol�s se enter� que los ni�os hab�an desaparecido sospech� de aquel malvado hombre y fue a visitarlo. Al llegar al lugar le exigi� que abriera el ba�l porque dentro hab�a tres grandes tesoros. El carnicero se vio obligado y, al abrir el ba�l, los ni�os salieron vivos, con una moneda en la mano.

En aquella �poca se acostumbraba que las mujeres que quer�an casarse entregaran como dote, cierta cantidad de dinero. Quienes no pod�an hacerlo permanec�an solteras y, muchas veces, terminaban en la prostituci�n.

Cuando Nicol�s se enteraba que una mujer no ten�a para la dote, se encargaba de hacerle llegar el dinero, pero lo hac�a en secreto. Esperaba que pusieran sus medias a secar, cerca de la chimenea o en las ventanas, y ah� les colocaba la ayuda.

Finalmente, se le consider� patr�n de prisioneros y marinos porque, quienes lo invocaron despu�s de su muerte obtuvieron la liberaci�n de la prisi�n y ayuda ante las tormentas. A San Nicol�s se le celebra el 6 de diciembre, en d�as cercanos a la Navidad.

 

  p Comenta la nota com  Imprime

 


banner
Pildoritas del padre José
Padre José de Jesús Aguilar
 

 
© Copyright 2018 D.R. Farmacias de Similares S.A. de C.V. | Aviso de privacidad
 
Siminforma es un periódico catorcenal con un tiraje de 500 mil ejemplares, que se distribuye de manera gratuita en las poco más de 6 mil Farmacias Similares de México y en las farmacias del Dr. Simi de Chile.
   
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna01.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna03.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna05.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna-07.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna09.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna02.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna04.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna06.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna08.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/editorial.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna11.aspx
  • http://www.siminforma.com.mx/columnas/columna12.aspx